diferencias con la NBE-CA
En general, la principal diferencia es que ahora los criterios son más restrictivos que en la NBE CA-88, aparte de la diferencia evidente entre el tipo de magnitudes en las que se expresan los requerimientos (comprobables en laboratorio para la Norma Básica) y verificables mediante ensayos in situ (para el DB-HR).
 
 

.- Teniendo en cuenta la diferencia entre las magnitudes expresadas, en la NBE, a una medianería se le exigía un aislamiento a ruido aéreo de 45 dB(A), mientras que ahora pasa a ser de 50 dB(A).
.- La misma exigencia se corresponde al aislamiento a ruido aéreo de los forjados separadores entre viviendas (que ha pasado de 45 a 50 dB(A)).
.- En las fachadas, el aislamiento está en función de los niveles sonoros ambientales exteriores y tipo de estancia.
.- La exigencia de la NBE en tabiquería interior era de 30 ó 35 dB(A), en función de las áreas de uso distinto ó no. El DB-HR no hace distinción entre particiones interiores, exigiendo a todas > 33 dB(A).
.- Los únicos elementos en los que puede disminuir la exigencia a ruido aéreo son las cubiertas, a las que la NBE CA-88 exigía 45 dB(A), mientras que ahora depende del nivel exterior (variando de 30 a 47 dB(A)), al considerarlas como fachadas.
.- El requerimiento para sala de máquinas en DB-HR es DnT;A de 55 dB(A) (respecto a recinto protegido), mientras que en la NBE-CA 88 era de R > 55 dB(A). El valor Dn contiene las transmisiones laterales (elementos de flanco), mientras que el parámetro R no, por lo que, a igualdad de valor, la exigencia es ligeramente superior a la exigencia en R (además de verificable en un ensayo).
.- Respecto al nivel de ruidos de impacto, se ha incrementado sustancialmente la exigencia, ya que mientras la NBE CA-88 pedía Ln < 80 dB(A) (incluyendo las cubiertas transitables), ahora se exige L'n < 65 dB, y 60 dB, para el ruido procedente de recintos de actividad ó instalaciones, no realizando ninguna prescripción para este tipo de cubiertas (aunque en los borradores sí se hizo).

Una innovación significativa que introduce el DB-HR en los requisitos a los cerramientos separadores de unidad de uso con zona común es la de tener en cuenta el aislamiento a ruido aéreo de las puertas de entrada a estos recintos (viviendas, aulas, habitaciones de hotel...), exigiendo, en función del habitáculo al que pertenecen (protegidos ó habitables), valores de 30 ó 20 dB(A).
En este punto hay que tener en cuenta que en nuestro país (a diferencia de otros de la Comunidad Europea) no se realizan normalmente ensayos de este tipo en puertas por los principales fabricantes, cuestión que deberá cambiar.
Hasta ahora los únicos ensayos realizados para estos elementos se basan en la catalogación y comprobación de su eficacia en el campo de la seguridad (puertas blinadas ó acorazadas) ó resistencia al fuego. Tan solo las destinadas al acceso de ciertos recintos (salas de máquinas, estudios de grabación, cines, auditorios), consideradas como "acústicas", disponen de información de los valores de aislamiento acústico, que varían entre 30 y 45 dB(A).