forjados
 
 

Respecto al aislamiento a ruido de impacto, la exigencia de niveles máximos de 65 dB y 60 dB implica ejecutar suelos flotantes, compuestos por base elástica y capa pesada, similares a los de locales de ocio y salas de maquinaria.
Ya ha habido intentos de regular esto anteriormente. Por ejemplo, en las Normas Técnicas de Diseño y Calidad de Viviendas de Protección Pública de la Comunidad de Madrid se indica que en los elementos horizontales de separación, el aislamiento a ruido de impacto Ln exigido a los forjados se establece en 75 dB (rebajando los 80 dB(A) de la Norma Básica).
Su eficacia dependerá de ciertas precauciones en su su ejecución, como la continuidad, independencia, preparación previa del forjado, protección del elemento elástico, tiempo de fraguado, etc.

Respecto a la exigencia de 50 dB(A) de aislamiento a ruido aéreo entre recintos protegidos (casos de viviendas y hoteles), según ensayos realizados, la mayoría de los forjados tradicionales no alcanzan este valor. La ejecución de suelos flotantes aumentará el aislamiento a ruido aéreo de éstos en 3 ó 4 dB (A), aunque en los casos de forjados de poca masa, además, se deberá incrementar el espesor de la propia capa de compresión y, sobre todo, proceder al tendido de yeso de la cara inferior.

La ejecución de techos de aislamiento acústico será necesaria en :
.- salas de máquinas (aunque no colinden directamente con recintos protegidos),
.- zona de maquinaria ruidosa en cubierta con recintos protegidos inferiores,
.- cuartos de baño y aseos con codos ó cambios de dirección de bajantes,
.- forjados de escaso peso que separen recintos de actividad con protegidos.
Para su diseño se tendrá en cuenta :
• Elasticidad: la perturbación sonora lo pone en vibración. Si la fijación es rígida favorecerá la transmisión por vía estructural al forjado. Para evitarlo, estos techos se suspenden mediante cuelgues antivibratorios.
• Estanqueidad: el contacto directo y rígido entre el techo acústico y las paredes del recinto perjudica el aislamiento, ya que no deja totalmente flotante el sistema y además, transmite la vibración del techo al paramento vertical. Para ello, será necesario un sellado perimetral por medio de una banda elástica.
• Resonancias y efectos de coincidencia: si la frecuencia del sonido coincide con la frecuencia propia de la masa del techo, se producen rebajas en el aislamiento. Además, en la cámara de aire se forman ondas estacionarias, cuyo efecto disminuye al colocar material absorbente poroso.