fachadas y cubiertas
 
 

La exigencia depende de los niveles sonoros ambientales típicos de la zona donde se va a ubicar el edificio, por tanto, la elección de los componentes de fachadas y cubiertas se realizará por su localización (por ejemplo, tipo de carpintería y vidrio de huecos según sea fachada exterior ó interior).
La información para conocer el nivel sonoro de determinada calle ó plaza se obtiene de los mapas estratégicos de ruido (que no existen de todas las poblaciones) ó en los valores establecidos en la Ley del Ruido, por tipo de área acústica (según el uso predominante del suelo).
Para fachadas interiores, se considerarán 10 dB(A) menos, siempre que no estén expuestas directamente a ruido de automóviles, aeronaves, actividades industriales, comerciales ó deportivas. Cuando en la zona a ubicar el edificio el ruido exterior dominante sea el de aviones (establecido por los mapas de ruido), la de exigencia se incrementa en 4 dB(A).
Se expresan los valores que deben cumplir los huecos (vantanas, aireadores y cajas de persiana) y la parte ciega de la fachada en función de la exigencia de aislamiento y del porcentaje de huecos.

Los parámetros acústicos que definen los componentes son :
a) RA, índice global de reducción acústica, ponderado A, de la parte ciega;
b) RA,tr, índice global de reducción acústica, ponderado A, para ruido exterior dominante de automóviles o de aeronaves, del hueco;
c) Dn,e,Atr, diferencia de niveles normalizada, ponderada A, para ruido exterior dominante de automóviles o de aeronaves, de los aireadores;
En las condiciones más usuales de edificios de viviendas en barrios residenciales urbanos lejanos a aeropuertos, las exigencias para el aislamiento de la fachada serán de D2m,nT,Atr de 30 ó 32 dB(A).

La fachada es un cerramiento formado por una superficie ciega, una hueca (carpintería) y una acristalada. La carpintería, por su menor masa y no poder garantizar la perfecta estanqueidad entre sus elementos, en general, presenta un peor aislamiento que cualquier fábrica.
Para el aislamiento global de la fachada es fundamental el aislamiento acústico del más débil (huecos). Por tanto, la mejora del aislamiento global es inversamente proporcional al porcentaje de huecos de ventanas de ésta.
La actuación sobre el aislamiento de la parte ciega de la fachada no suele tener incidencia en la mejora global de la fachada, aunque, a veces, disminuir el porcentaje de huecos no siempre es factible.
Existe gran variedad en el aislamiento de las ventanas, que dependen de su grado de estanqueidad ó resistencia al paso del aire, material en el que están realizadas, puntos de cierre, sellado y acristalamiento.