cerramientos

Consecuencias de los requisitos para los elementos verticales :
.- Evitar la ejecución de falsos techos decorativos continuos (sobre todo, en hoteles, oficinas, hospitales).
.- Mayor exigencia para soluciones de entramado, quizá porque la existencia de empotramientos de instalaciones penaliza más a éstas que a las de obra.
En este contexto hay que saber que una correcta elección de tabiquería influirá en el resto de soluciones, ya que el hecho de elegir tabiques con mayor capacidad de transmisión del sonido, obligará a sobredimensionar los elementos que reciben esta transmisión.
.- La exigencia de aislamiento para divisorios entre unidades de uso ó con zonas comunes, obliga a utilizar sistemas de paredes de doble hoja desolidarizadas, es decir, sin contacto directo entre sus elementos.
.- Para los cerramientos con zona común ó entre unidades de uso distintas, la diferente exigencia para recintos habitables ó protegidos no tiene por qué implicar soluciones distintas en cada tramo del muro.
La elección del tipo de divisorio en cajas de escaleras y ascensores estará limitado por las uniones estructurales lógicas.
Cobrará principal importancia la elección del tipo de puerta de acceso a cada unidad de uso, no por cuestiones sólo de seguridad (como ocurría hasta ahora), sino por su eficacia de aislamiento a ruido aéreo.

.- Las exigencias establecidas para muros medianeros son mayores que las que contenía la Norma Básica (aunque con magnitudes distintas).
En muchos casos, en los que dos edificios colindantes tienen fachadas muy acristaladas (localizándose algunas ventanas grandes muy cerca del edifico vecino), el aislamiento a ruido aéreo de la medianera entre ellos estará muy influido por la eficacia de estas ventanas.

Se han desarrollado estudios para tratar de aportar datos de la importancia que pueden llegar a tener las transmisiones laterales en la falta de aislamiento de muros separadores de viviendas en mismo edificio. Algunos de estos ensayos se han realizado sobre particiones dobles de tabicón, comparándose los aislamientos a ruido aéreo y de impacto obtenidos en configuraciones distintas dentro de un mismo edifcio, una con junta de dilatación en el forjado y otra sin ella. Las conclusiones que se obtuvieron fueron :
- Las medidas de aislamiento in situ no coinciden nunca con las obtenidas en laboratorio, incluso ensayos de elementos constructivos similares en una misma promoción difieren entre sí, por lo que se deben realizar un mínimo de medidas que pueda ser representativo. Estas diferencias se asocian a las condiciones de ejecución de obra y a las transmisiones laterales (por flancos).
- Evidentemente, el aislamiento a ruido aéreo con junta de dilatación es mayor que sin ella (sobre 5 dB), evidenciándose más en altas frecuencias. Respecto a ruido de impacto la mejora es más patente con valores de hasta 20 dB.